martes, 16 de marzo de 2010

FISCAL DEL MAYOR II


Como continuación a la página del 26 de febrero de 2.010 FISCAL DEL MAYOR, ayer lunes, 15 de marzo, una representación de la junta directiva de la Asociación de Mayores Pablo Iglesias, hemos tenido la enorme satisfacción de ser recibidos por el Ilustrísimo sr. Don Jorge Sena Argüelles, Fiscal del mayor, en su despacho en la calle Fortuny nº 4 de Madrid.
Desde estas líneas, queremos agradecerle su amable recibimiento así como su amplia explicación detallada de cual es su función en favor de la defensa de los derechos de las personas mayores.
Adjunto unas declaraciones suyas en donde queda reflejada dicha función, así como la dirección para poder contactar con él:
Emilio Jorrín García, Jorge Sena Argüelles
Jorge Sena Argüelles
Viernes, 05 de Junio de 2009 18:05

Fiscal de Sala Delegado para la Protección y Defensa de los Derechos de las Personas Mayores.
“Los mayores necesitaban una protección específica que hasta ahora no existía.” El número de personas mayores de 65 años se ha duplicado en los últimos treinta años en España, alcanzando la cifra actual de seis millones y medio de personas que se encuentran hoy día por encima de esta edad. Asimismo, se ha producido lo que se denomina el “envejecimiento del envejecimiento”, es decir, que también han aumentado considerablemente las personas mayores de ochenta años. “Los mayores forman parte de lo que se conoce como colectivos vulnerables, junto con las mujeres y los niños”, explica Jorge Sena Argüelles, Fiscal Delegado para la Protección y Defensa de los Derechos de las Personas Mayores. Las características de la pirámide de población actual junto con esa vulnerabilidad del colectivo han propiciado la aparición “necesaria” de esta figura que, según señala el propio Fiscal, va unida a la aprobación de la Ley de Dependencia y los problemas generados en su aplicación.
Jorge Sena simultanea esta labor con la de Fiscal de Sala en el Tribunal Supremo, ya que los fiscales delegados surgen por la encomienda del Fiscal General del Estado de ciertas funciones ante la imposibilidad de cumplir con tantas competencias. Además del Fiscal de Mayores se encuentran en este grupo otros como el encargado de los delitos económicos, para la defensa de las víctimas o el de persecución de delitos informáticos. Su creación, por tanto, responde a una clara demanda social.

La Ley de Dependencia ha sido “el último aldabonazo” para que el 9 de febrero de 2008 Jorge Sena fuera designado por el Fiscal General para ejercer este cargo. Una Ley que el nuevo Fiscal de Mayores considera “excelente” como tal, independientemente de su posterior aplicación o funcionamiento. “Ya en su exposición de motivos se recoge la necesidad de atender al colectivo de mayores ante el aumento de la esperanza de vida y del envejecimiento del envejecimiento”, explica. Pero a pesar de ello “los mayores no tienen una ley específica aparte de la de Dependencia, por lo que se consideró que necesitaban una protección más, que tiene que ser necesariamente aportada por el Ministerio Fiscal”, destaca Jorge Sena.
En la Ley de Dependencia están especificados los derechos de los mayores, y es labor de este fiscal, según especifica él mismo, “proteger y defender tanto a los que están bien en sus funciones como a aquellos que son discapaces, pero no a los que han sido declarados incapacitados judicialmente y tienen un tutor”. “Por ejemplo, a una persona con alzheimer a la que se le declara incapaz y se le nombra un tutor. En este caso, su defensa radica en el marco de las actividades de sus tutores”.
Tal y como se recoge en la Ley de Dependencia, se ampara a los discapacitados psíquicos, físicos o sensoriales. En la norma se estipulan una serie de derechos de estas personas (a la igualdad, a la intimidad, a la dignidad, libertad…), por tanto, cualquier mayor discapaz que vea vulnerado uno de estos derechos puede acudir al Fiscal creado para su protección.
Principales denuncias
Desde su nombramiento en 2008, las denuncias recibidas por el Fiscal de Mayores han ido aumentando, aunque aún hay muchas personas que no se atreven a acudir a él. Gran parte de estas denuncias están relacionadas con la Ley de Dependencia. Personas que a pesar de haber sido declaradas dependientes no reciben el servicio y tampoco son informadas del estado de su prestación. La función del Fiscal de Mayores es, así, enviar una comunicación al órgano que corresponda solicitando información al respecto y reclamando el derecho de esa persona mayor a ser atendida e informada convenientemente.
“Uno de los aspectos que más nos preocupa es el de los malos a tratos a mayores”, señala Jorge Sena. En este campo, inciden en que no se dude en denunciar cualquier maltrato, ya que “existen diversos tipos de malos tratos y algunos son muy sutiles”. Por ejemplo, los relacionados con la falta de atención y de cuidado de mayores en centros residenciales por parte de los funcionarios o trabajadores. Asimismo, existen los “malos tratos económicos”, y en este terreno el Fiscal de Mayores ha recibido también un número importante de denuncias. Se trata del aprovechamiento por alguien cercano del capital de las personas mayores que todavía no han sido declaradas incapacitadas. “Es el caso de una señora de 94 años con la cabeza totalmente lúcida pero que se encuentra en silla de ruedas y encarga a un familiar que acuda al banco para realizar sus operaciones por ella. Más tarde se da cuenta de que su dinero está disminuyendo”, expone Jorge Sena.
“Cuando una persona sufre malos tratos debe acudir al fiscal de mayores. Tiene que acudir sin miedo, pues si puedo hacer algo lo haré y si no puedo, por no estar dentro de mis competencias, las informaré al respecto”. Para localizar estos casos denunciables y dar a conocer a los mayores su figura y funciones, Jorge Sena mantiene contacto con entidades sin ánimo de lucro como Afal (Asociación de Familiares de Alzheimer), CEOMA (Confederación Estatal de Organizaciones de Mayores) o UDP (Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados), que hacen de intermediarias entre los posibles denunciantes y el fiscal.

“Nos preocupa especialmente el tema de los malos tratos a mayores”.

Los malos tratos pueden ser muy sutiles”

Función coordinadora:
La labor del Fiscal de Mayores es fundamentalmente “coordinadora”. “Cuando el Fiscal General del Estado delega en mí me da competencia en toda España y me otorga una función de coordinación”, subraya Jorge Sena Argüelles. “No todas las actividades las realizo yo, normalmente me dedico a las cercanas y coordino aquellos casos que se dan en otros lugares de España”. Así, si recibe denuncias motivadas por el retraso en el pago de las ayudas a dependientes en la comunidad de Madrid, propone una reunión con la Consejería responsable y expone estas denuncias. En otras ocasiones puede desviar el caso a la fiscalía que corresponda. “Recientemente he recibido una denuncia de Valencia, de una persona valorada como dependiente pero que tras trece meses aún no sabe nada. En este caso he enviado una comunicación al autor de la resolución donde le solicito que informe a la persona afectada”.
En definitiva, la Fiscalía coordina temas de los derechos de las personas mayores en todo el territorio nacional, en relación directa con los fiscales jefe de las audiencias provinciales y los fiscales jefes de los tribunales superiores de justicia.
¿Quién puede presentar quejas al fiscal de mayores?
Cualquier persona o entidad que entienda que se están cometiendo faltas o delitos contra personas mayores puede dirigirse a la fiscalía, el Fiscal de Mayores les atenderá de igual manera. Se trata de un servicio gratuito y confidencial.
Para contactar: Fiscal del Mayor
Jorge Sena Argüelles c/ Fortuny, 4 28071- Madrid Tfno.: 91 335 21 20
Secretaria: Isabel
isabel.rhidalgo@justicia.es

1 comentario:

David Carrascosa dijo...

Hola, Emilio, qué tal? No sabía que existía esta figura pero me alegro mucho que lo haga. Es muy necesaria, como, dejas notar en el artículo. Felecidades por la entrevista.

Saludos